Si ninguna de las anteriores se adapte a ti, el siguiente paso es aceptar que tienes suerte. Pero aún así: Deja de quejarte, ya que eso no le agrada a nadie.