El año 2016 no fue el primero en presentar desafíos a las organizaciones de pequeño y mediano tamaño. Desde 2014, muchas empresas ya venían lidiando con la necesidad de hacer ajustes en busca de mayor eficiencia. En 2017 los ajustes se mantuvieron, pero el principal desafío de las empresas fue adecuarse a la nueva realidad de la economía con la misma estructura y la consecuencia según investigaciones fue un 23% de aumento de los ingresos netos por empleado, resultado de la mayor eficiencia. Cuando los recursos son escasos, los criterios de inversión son mayores y la priorización estuvo orientada a garantizar mayor productividad, lanzar nuevos productos y servicios. Una cultura abierta a nuevas perspectivas en la solución de problemas viene ganando espacios comprometidos en prácticas de innovación vía tecnología o política de reconocimiento de funcionarios que contribuyen con ideas innovadoras.

El Brasil está rompiendo paradigmas, la economía brasileña ya está mostrando signos de recuperación desde finales de 2017, las proyecciones del PIB de 3.1% para 2018 y 4.3% en 2019 para justificar un mayor grado de optimismo que la preocupación, baja la inflación con el IPCA para el final de 2018 en el rango del 3.3% y del 3.7% en 2019; baja la tasa CELIC en 2018 en el rango del 6.50% a.a. hasta mediados del primer semestre de 2019, finalizando 2019 en 8.00%. Todo lo anterior gracias a la administración pública con mayor transparencia y ajustes estructurales; con la igualdad ante la justicia con los votos impares de las dos mujeres presentes en la suprema corte (Supremo Tribunal Federal) con el combate a la impunidad y la corrupción.

Todos estos factores crean un momento positivo de la seguridad jurídica, la credibilidad, el funcionamiento de las instituciones (ejecutivo, legislativo y judicial) y la recuperación de generar expectativas positivas que pueden acelerar las inversiones, utilizar la capacidad ociosa y por lo tanto aumentar las oportunidades de negocio para las empresas.

Las próximas elecciones serán marcadas por este patrón de cambio, un nuevo presidente, nuevos gobernadores, y representantes (senadores, diputados federales y estatales), serán “cobrados” a practicar una política alineada al nuevo status quo.

Ahora, volviendo a la realidad de todos los dueños de negocio que enfrentan los obstáculos y se aferran a las oportunidades en el día a día, responda sinceramente si como emprendedor, usted se preocupó por:

1) ¿Establecer metas?

2) ¿Conocer a sus competidores?

3) ¿Divulgar sus diferencias?

4) ¿Conquistar a tu cliente?

5) ¿Generar mayor ganancia?

6) ¿Mejorar el uso de su tiempo?

Para aquellos que respondieron todas las preguntas con un “sí” los próximos años serán un terreno fértil en oportunidades de crecimiento, fusiones, adquisiciones y expansión para nuevas inversiones.

Para aquellos que respondieron con al menos un “no”, puedo asegurar que hay espacio para mejorar hoy la manera en que se maneja su negocio. A diferencia de las empresas tradicionales, ActionCOACH tiene su foco en las pequeñas y medianas empresas y está estructurado para ayudarle a corto o largo plazo, a través de un sistema orientado a resultados. Con más de 15 años enseñando a empresarios sobre cómo alcanzar grandes resultados, más de 54,390 clientes y 550 mil participantes en seminarios, comprobaron el poder de estos programas.

¿Cuál es el mejor momento para empezar? ¡Ahora mismo, hoy, en este instante! Antes de dar otro paso, desperdiciar más dinero, perder otra venta, trabajar demasiadas horas más, perder otro evento familiar y olvidar otra ocasión especial.

Muchos empresarios esperan y observan, piensan que trabajar más hará que todo salga mejor. Recuerde que lo que usted sabe y lo ha hecho lo llevó hasta donde está. Para llegar a donde quiere ir, tendrá que hacer algunos cambios y, con certeza, aprender cosas nuevas.

No hay momento mejor que el presente para empezar a realizar sus sueños y metas.

¡Recuerda que nunca es tarde para entrar en Acción! Llámanos: +52 (222) 583 20 80.