1. ¿Cómo piensas? Si quieres obtener resultados en tu negocio, aprende una nueva forma de pensar antes de que conozcas una nueva forma de hacer las cosas. Recuerda siempre desafiarte en lo que hasta ahora has sostenido como verdad acerca de cómo haces negocios.

2. Si eres responsable ¡vas a prosperar! Si quieres crear resultados sorprendentes en los negocios, debes tener el control absoluto, ser responsable por tus resultados y asumir totalmente las consecuencias de tus actos.

3. Se vale cometer errores. Debes estar dispuesto a correr algunos riesgos, a caer y a participar, la única forma como puedes fallar es no hacer nada porque en cada ocasión que lo intentas aprendes otra manera de cómo no lograrlo.

4. Aprende algo nuevo. No siempre se puede tener la razón. No podrás explotar todo tu potencial si no estás abierto a aprender cosas nuevas. Escucha a los demás, participa en discusiones… y toma de cada uno lo mejor para potencializar tus conocimientos.

5. Los negocios son divertidos. Si vas a jugar a hacer negocios, serán válidos tres consejos: primero, aprende las reglas, segundo, mantén el marcador, y tercero, diviértete. La gente de éxito hacer la parte incómoda, con el tiempo, aprende a disfrutarla y a divertirse haciéndola.

6. Tú eres tu mejor proyecto de negocios. Cuanto mejor juegues tu rol de dueño, más fácil será lograr los resultados. Invierte en ti, en tu capacitación, apóyate de un Coach. “Nunca desees que tu trabajo sea más fácil, sino desea tú ser mejor” Jim Rohn.

7. El tiempo: tu activo más valioso. Si desperdicias un minuto de tu vida, nunca lo vas a recuperar. Haz cosas que te brinden beneficios a largo plazo. Siempre plantéate la siguiente pregunta: ¿Qué me va a dar el mejor retorno sobre la inversión por mi tiempo?

8. ¡Ya lo sé! Una de las maneras más rápidas de asegurarte de que no aprendas nada nuevo, ni nunca crezcas ni nunca generes más ingresos para ti, consiste en decir que todo lo sabes. ¡Abre tu mente, los descubrimientos más grandes son los que te producen grandes fortunas!

9. Mírate en un espejo… El negocio refleja al dueño. Algunos empresarios detestan las ventas y les encanta el trabajo de oficina, de tal forma que siempre tienen listos sus números, pero realmente nunca venden mucho. Parece como si tu negocio estuviera diseñado para enseñarte todo lo que no sabes.

10. Negocio = Autorealización. Todos los días tu negocio satisface tus verdaderas expectativas; en otras palabras, si crees que debes trabajar arduamente para ganar dinero, ésa será tu realidad. Recuerda: comienza a pedir lo que quieres y todo aquello en lo que crees se va a convertir en realidad.

11. Palmaditas en tu hombro. Todos los días obtienes pequeños golpecitos en el hombro, una indicación para cambiar lo que haces, una sugerencia de alguna persona… Mantente abierto a las recomendaciones y aprende de ellas.

12. La clave del éxito es “la flojera”. Seguramente miles de personas que conoces trabajan muy duro pero no llegan a ningún lado. La clave no está en trabajar más, sino en crear mejores resultados con menos esfuerzo.

13. Pide más… ¡Aspira a llegar a las estrellas y así por lo menos llegarás a la Luna! Si no preguntas, la respuesta siempre será no. Si comienzas a pedir más y eres agradecido recibirás el doble.

14. Abundancia en oposición a escasez. La abundancia es un estado mental. Debes saber que en los negocios siempre hay dinero circulando, la pregunta es: ¿cuándo saldrás por tu parte?

15. ¿Cuánto ganas? Tienes que dejar de trabajar más duro, y empezar a hacerlo con más inteligencia. Recuerda: la gente con un empleo gana dinero, la gente con un negocio propio hace dinero y los emprendedores crean dinero.

16. ¿En quién te debes convertir? Sé la persona que necesitas ser, para que puedas hacer lo deseado, de tal forma que tengas lo que quieres.

17. Enfócate en el flujo de efectivo. Recuerda que cualquiera puede levantar un negocio y de ahí lograr un sustento, pero muy pocos crearán una mina de oro por el flujo de efectivo masivo. Si eso es lo que buscas, deberás entender que la utilidad es la diferencia entre el flujo de efectivo que ingresa y el que egresa.

18. Mercadotecnia: ¿Gasto o inversión? Toma en cuenta que si invirtieras un millón de pesos en mercadotecnia que te generará dos millones de pesos de utilidad en cuestión de semanas, ¡duplicarías tu dinero! La mercadotecnia es un gasto sólo cuando se hace incorrectamente, pero si lo haces de la manera correcta será tu mejor inversión.

19. Gasto inversión. Desde el punto de vista de la mercadotecnia lo único que tienes que comprar son nuevos clientes, la pregunta es ¿cuánto pagas por ellos? Una vez que sepas cuánto te cuesta, estarás listo para cosechar utilidades.

20. Compra clientes nuevos. Trata de ver la función total de tu negocio sólo como un ejercicio de compra de clientes, no de vender productos y servicios. Después la verdadera y única pregunta es si puedes comprar clientes por menos de lo que gastarán durante su periodo de vida de compras.